Discrepancias políticas dejan en el aire la reapertura de un colegio

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE

La disparidad de criterios entre la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid acerca de las obras de reparación realizadas en la cubierta del colegio público Gonzalo Fernández de Córdoba deja en el aire, y sin fecha definitiva, el regreso de la comunidad educativa (450 alumnos y 30 profesores) a este centro del distrito de Latina después de su traslado a comienzos del mes de enero a las instalaciones del IES Antonio Machado de Carabanchel Alto. “Hemos cumplido nuestra responsabilidad y estamos deseando que los niños vuelvan a su centro educativo”, comentó el consejero de Educación, Rafael Van Grieken, la semana pasada. El representante del Ejecutivo autonó- mico aseguró que se han arreglado las deficiencias detectadas en el tejado y que se certifica con la documentación remitida al Consistorio la obra acometida. La respuesta del Ayuntamiento de Madrid es taxativa. No abrirá el colegio situado en la calle de Adanero, 3 B, hasta que la seguridad esté garantizada. “La Comunidad de Madrid sólo ha acometido los arreglos de una parte de la cubierta del centro educativo y no en toda esta infraestructura como había que hacer”, argumentan desde el Consistorio madrileño. Además, abundan en que la Dirección General de Control de la Edificación detectó en enero la existencia de importantes deficiencias estructurales en la cubierta del edificio con posibilidades de derrumbamiento. Al respecto advierten que si la Comunidad no quisiera realizar las obras, el Ayuntamiento las asumiría por ejecución sustitutoria. Por último, fuentes municipales precisan que “harán todos los esfuerzos necesarios para que el centro pueda estar abierto en el curso 2016-2017”.

MOVILIZACIONES Debido a este desencuentro y ante la falta de información, los padres han iniciado una campaña de movilizaciones para pedir que las administraciones implicadas se pongan de acuerdo, acaben la obra lo antes posible y puedan volver al colegio con todas las garantías de seguridad. La primera de ellas, una concentración a las puertas de la Consejería de Educación en la calle de Alcalá, tuvo lugar el 26 de febrero. Al término de la protesta, los progenitores entregaron un escrito. En esta misiva, pidieron a la Comunidad que busque urgentemente el consenso con el Ayuntamiento para que, de forma conjunta, se tomen todas las medidas necesarias “para que podamos regresar cuanto antes al colegio y que se nos garantice que sea en septiembre”. “Hemos pedido que se pongan de acuerdo. Necesitamos que garanticen que el edifico es seguro para nuestros hijos y el personal. No entendemos que si los técnicos de una y otra parte no están de acuerdo, porque no se reuúnen antes de empezar las obras”, se lamenta Elena Caballero, portavoz del AMPA del Gonzalo Fernández de Córdoba.

El colegio Gonzalo Fernández de Córdoba se muda a Carabanchel

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE

Los padres de los 450 alumnos y los 30 profesores del colegio pú- blico Gonzalo Fernández de Córdoba (calle de Adanero- barrio de Campamento- distrito de Latina) se han encontrado a la vuelta de vacaciones con una sorpresa inesperada. La gotera en la cubierta del edificio que llevan meses denunciando ha derivado en un grave problema estructural que, a juicio de los técnicos municipales, podría provocar el derrumbe del tejado del centro. Esta circunstancia ha aconsejado el desalojo del colegio mientras se produce la reparación y el traslado de la comunidad educativa al antiguo instituto Antonio Machado, situado en la calle de Alfonso Fernández, en Carabanchel Alto, sin uso desde 2013 tras su fusión con el IES Francisco de Ayala por necesidades de escolarización.

Con el objetivo de “causar las menores molestias posibles a las familias”, explican desde la Consejería de Educación, Juventud y Deporte, se han fletado nueve autobuses de transporte escolar gratuito para todos los alumnos afectados que lo soliciten para cubrir el trayecto de 20 minutos que separa ambos centros escolares. “Estamos todavía un poco en estado de ‘shock’, porque hemos pasado de una gotera que teníamos desde hace bastante tiempo a un riesgo de derrumbe inmiEstado actual del colegio del barrio de Campamento nente”, explica Elena Caballero, vocal del AMPA del Gonzalo Fernández de Córdoba. “Algunos padres no se han enterado hasta el día 5 de enero de la noticia de que no había clase el 8 y que el 11 sus hijos tenían que ir al colegio en autocar. Además, se ha cambiado el horario lectivo para terminar a las 14:30 horas y a las 16:30 para los de comedor”, agrega. Caballero reconoce que el primer día ha sido un poco caos y que el último autobús ha salido con retraso, pero espera que se vaya regularizando la situación. “Hemos conseguido mantener el servicio de madrugadores para las familias que dejan a sus hijos en el colegio a las 8, porque nos han dejado el gimnasio, pero quedan pendientes las actividades extraescolares”, dijo. En el aire también está el trabajo de las cinco personas del comedor del colegio que en la ubicación provisional se realizará a través de ‘catering’.

Según fuentes regionales, está previsto que las obras de reparación de la cubierta comiencen en breve y finalicen a lo largo de los próximos meses para reanudar su actividad lectiva. “Nos dijeron que había un plazo de 10 días para que empezaran. Si tienen que cambiar todo el tejado supongo que estaremos fuera todo lo que queda de curso”, concluye la portavoz del AMPA.