El colegio Gonzalo Fernández de Córdoba se muda a Carabanchel

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE

Los padres de los 450 alumnos y los 30 profesores del colegio pú- blico Gonzalo Fernández de Córdoba (calle de Adanero- barrio de Campamento- distrito de Latina) se han encontrado a la vuelta de vacaciones con una sorpresa inesperada. La gotera en la cubierta del edificio que llevan meses denunciando ha derivado en un grave problema estructural que, a juicio de los técnicos municipales, podría provocar el derrumbe del tejado del centro. Esta circunstancia ha aconsejado el desalojo del colegio mientras se produce la reparación y el traslado de la comunidad educativa al antiguo instituto Antonio Machado, situado en la calle de Alfonso Fernández, en Carabanchel Alto, sin uso desde 2013 tras su fusión con el IES Francisco de Ayala por necesidades de escolarización.

Con el objetivo de “causar las menores molestias posibles a las familias”, explican desde la Consejería de Educación, Juventud y Deporte, se han fletado nueve autobuses de transporte escolar gratuito para todos los alumnos afectados que lo soliciten para cubrir el trayecto de 20 minutos que separa ambos centros escolares. “Estamos todavía un poco en estado de ‘shock’, porque hemos pasado de una gotera que teníamos desde hace bastante tiempo a un riesgo de derrumbe inmiEstado actual del colegio del barrio de Campamento nente”, explica Elena Caballero, vocal del AMPA del Gonzalo Fernández de Córdoba. “Algunos padres no se han enterado hasta el día 5 de enero de la noticia de que no había clase el 8 y que el 11 sus hijos tenían que ir al colegio en autocar. Además, se ha cambiado el horario lectivo para terminar a las 14:30 horas y a las 16:30 para los de comedor”, agrega. Caballero reconoce que el primer día ha sido un poco caos y que el último autobús ha salido con retraso, pero espera que se vaya regularizando la situación. “Hemos conseguido mantener el servicio de madrugadores para las familias que dejan a sus hijos en el colegio a las 8, porque nos han dejado el gimnasio, pero quedan pendientes las actividades extraescolares”, dijo. En el aire también está el trabajo de las cinco personas del comedor del colegio que en la ubicación provisional se realizará a través de ‘catering’.

Según fuentes regionales, está previsto que las obras de reparación de la cubierta comiencen en breve y finalicen a lo largo de los próximos meses para reanudar su actividad lectiva. “Nos dijeron que había un plazo de 10 días para que empezaran. Si tienen que cambiar todo el tejado supongo que estaremos fuera todo lo que queda de curso”, concluye la portavoz del AMPA.