La salud del Parque de Las Cruces empeora

cruc

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE. Foto: Amdrea Sánchez

El segundo vaciado del lago en menos de un año y la apertura de zanjas para mejorar el alumbrado del parque, ambas actuaciones realizadas en la última semana, han provocado nuevas protestas por parte de la Asociación de Vecinos Carabanchel Alto, que lleva desde noviembre del pasado año denunciado el estado de abandono del Parque de Las Cruces, debido a la falta de mantenimiento y conservación de las empresas concesionarias.

Los vecinos de Carabanchel Alto denuncian un segundo vaciado del lago y la realización de zanjas para mejorar el alumbrado. A su juicio, perjudican a la fauna y a los árboles

En diferentes informes, el colectivo ciudadano dibuja un escenario de praderas llenas de árboles secos y caídos por el viento, de talas masivas, de lineales sin cuidados, de pinares sin mantenimiento y de grandes cedros que se están muriendo como consecuencia del uso de agua reciclada, a los que se les une una plaga de cotorras. Precisan que, para recuperar lo que consideran el auténtico pulmón verde la zona Sur de la capital, habría que plantar 300 árboles.

Consecuencias “El vaciado del lago del parque de Las Cruces, según parece por un alga, o por falta de personal de mantenimiento, supone la pérdida de aves protegidas que se van de aquí buscando otra lámina de agua, y las que van a morir al no tener donde ir (crías de ánades azulones), justo se vacía en la época de cría”, alerta Fernando Gómez, ingeniero industrial vocal de la asociación ciudadana.

“Además, se está realizando mejoras en el alumbrado que está causando un daño irreparable en las raíces, al hacer zanjas muy cerca de los bordillos, árboles que tienen todas las papeletas para secarse y luego caerse”, añade. A juicio de este portavoz vecinal, “estos tratamientos no hacen más que darnos la razón de que nadie supervisa a estas concesionarias privadas, que son un lastre para el mantenimiento de las zonas verdes de nuestro barrio”.

“Están causando un destrozo que tardaremos muchos años en volver a conseguir lo que teníamos antes. Un parque de más de 40 años debería tener un cuidado especial por lo que suponen 49 hectáreas en una ciudad, que tiene un problema muy grave de contaminación”, concluye.

GENTE ha intentado conocer los planes del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento para esta zona verde sin conseguirlo al cierre de esta edición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *