Encierro en defensa del Ramón y Cajal

ryc

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE.

Los organizadores la consideran un éxito. La Comunidad de Madrid, una protesta con un marcado acento político. Cientos de profesionales y pacientes del Ramón y Cajal, con el apoyo de sindicatos y partidos de la oposición en la región, se encerraron el 22 de marzo en el hospital en una protesta de la plataforma ‘Salvemos el Hospital Ramón y Cajal’ para denunciar los recortes que a, su juicio, están provocando un empeoramiento de la atención en el centro de referencia de Hortaleza, Ciudad Lineal, San Blas-Canillejas y Barajas.

Una acción reivindicativa que continuará el próximo domingo 26 de marzo, con motivo de la 54 Marea Blanca con un acto simbólico de abrazar el Ramón y Cajal.

Críticos y defensores de la gestión del hospital se enzarzaron en una guerra de cifras acerca de la asignación presupuestaria, del número de camas, de la derivación a centros privados o del tiempo de que se tarda en realizarse un ingreso.

Los concentrados criticaron la política presupuestaria en Sanidad del Gobierno regional al entender que no revierten los “recortes” y que la Comunidad apoya la sanidad privada mientras “descapitaliza” a los hospitales públicos, como en el caso de este centro. En este sentido, denunciaron carencias de mantenimiento en los hospitales públicos, “cierre” de camas tanto en el Ramón y Cajal como en otros centros. En el caso de este hospital, precisaron que se presupuesta 57 millones menos que lo que venía recibiendo en los dos últimos años. De igual modo, reclamaron mejoras del transporte para los vecinos puedan llegar al hospital de forma más rápida.

Aumentos Frente a ello, desde la dirección del centro defienden que los presupuestos del hospital van a aumentar en seis millones y que el hospital tiene camas disponibles para atender a la población. El director médico del Hospital Ramón y Cajal, Agustín Utrilla, reconoció que se ha reducido el número de camas porque muchos procesos ya no requieren ingresos, que la estancia media ha disminuido debido a la modernización de los tratamientos, y aun así la tasa de ocupación ronda el 80%.

Una protesta política de falsas afirmaciones El consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, consideró que el encierro convocado contra los presupuestos de 2017 correspondientes a esta área fue “una concentración política en un gran hospital”. “Tiene todo el tinte de una protesta política”, subrayó al tiempo que calificó las afirmaciones de la plataforma convocante respecto a la sanidad pública de “absolutamente falsas”. “Los datos son muy tercos; para eso están, para llevar la contraria”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *