La Fravm dice que la gestión vecinal reduciría costes a la administración

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE

Uno de los nuevos proyectos del Área de Coordinación Territorial y Asociaciones del Ayuntamiento de Madrid es la elaboración de una ordenanza público social que regule la relación entre la administración y las entidades sociales, tal y como explicó en GENTE el delegado del ramo, IgnacioMurgui, en una entrevista publicada en el primer número del año.

Entre sus objetivos, se encuentran que las asociaciones puedan optar realmente a la adjudicación de contratos y la creación de una ventanilla para que estos colectivos puedan utilizar recursos municipales como locales,materiales o asesoramiento.

Su presidente, Enrique Villalobos, aplaude el proyecto de Murgui de crear una nueva ordenanza de cooperación públicosocial.Alude al altruismo de los miembros de las entidades

Esta iniciativa cuenta con el firme respaldo del movimiento ciudadano. El presidente de la Fravm (Federación de Asociaciones de Vecinos de Madrid), Enrique Villalobos, asegura que supondrá “un gran avance”. “Será muy importante porque se nos dejará de tratar a las asociaciones como sin fué- ramos una empresa, algo que no somos”, explica.

“Por un lado se promocionará la actividad de la propia ciudadanía en la organización de eventos, y, por otro, se conseguirá la reducción del coste para el Ayuntamiento al eliminarse los beneficios que las empresas tendrían”, añade. “Habría una abaratamiento tremendo. Una asociación está super acostumbrada a realizar actividades por las que la gente no cobra. Solo se gasta el material. Una empresa debe incluir el sueldo de su personal”, dice Villalobos.

Avales y viabilidad El portavoz vecinal alude a la actual sistema de adjudicación de contratos del Consistorio madrileño. “Ahora se convocan concursos públicos dirigidos a empresas donde se pide una serie de avales, de condiciones, sobre todo de tipo burocrático administrativo y de viabilidad financiera. Eso puede hacer muy difícil que una asociación se presente”, argumenta. “Si se sigue trabajando como hasta ahora la asociación tiene que facturar como una empresa, darse de alta en el IAE (Impuesto de Actividades Económicas) para, por ejemplo, conseguir que se les pague la pintura que ha utilizado para organizar un evento”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *