26-J: Un completo análisis de los resultados en los distritos de Madrid

elecciones ESTE

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE

Las elecciones generales celebradas el pasado 26 de junio confirman un importante ascenso del PP en la capital, que se suma al incremento que los populares ya tuvieron en los comicios estatales del 20-D. El partido de Mariano Rajoy fue la fuerza más votada en 18 de los 21 distritos, cuando seis meses atrás era el primero en tres menos (en 15 de 21).

Esta candidatura logró el 40,17% de los votos, al recabar el apoyo de 50.000 madrileños más que en la anterior convocatoria. Todo lo contrario le sucedió a la confluencia Podemos-IU de Pablo Iglesias y Alberto Garzón. Se mantuvo en segundo lugar, sin embargo perdió empuje al dejar escapar una parte importante de sus apoyos cercana al 5% de su electorado, que en cifras supuso más de 105.000 sufragios menos. Por otro lado el PSOE de Pedro Sánchez, aunque siguió relegado a una tercera posición, mejoró sus resultados de diciembre un poco por encima de los dos puntos porcentuales al ganar más de 23.000 votantes. Por último, Ciudadanos y su cabeza de lista Albert Rivera registraron una ligera caída del 0,82% traducida en 27.246 votantes menos. Un análisis en el que necesariamente hay que tener muy en cuenta el aumento de la abstención. Ésta se situó en el 26,2%, un 2,89 más que en diciembre, lo que supuso que 618.853 madrileños se quedaran en casa frente a los 1,7 millones que si acudieron a los colegios electorales.

CENTRO Lo más destacable fue que el PP consiguió dos nuevas mayorías absolutas en los distritos de Chamberí y Moncloa-Aravaca y consolidó la que ya tenía el 20-D en Salamanca. Además, se quedó a un paso de lograr más de la mitad de los votos válidos emitidos en Retiro. En Arganzuela, aunque la diferencia fue menor, ganó también con claridad al sacar 11,5 puntos a la segunda fuerza, en este caso Unidos Podemos. Precisamente, la confluencia de izquierdas mantuvo su hegemonía en Centro a pesar de retroceder en intención de voto siendo el único distrito que no se tiñó de azul en esa parte de la ciudad. Por su parte, Ciudadanos fue la segunda fuerza en cuatro de los seis distritos, a excepción de Centro y Arganzuela, donde cayó a la cuarta plaza. La formación naranja perdió votantes en las seis demarcaciones. Su mayor descenso se produjo en Salamanca, donde registró 1.870 menos sufragios. Aunque la zona Centro no es tradicionalmente un semillero de votos de la izquierda, Unidos Podemos perdió la friolera de 26.121 votantes, registrándose las caídas más importantes en Arganzuela (5.958 sufragios menos), en Centro (4.979) y en Retiro (4.163) El descenso de la formación morada contrastó con la ligera subida del PSOE, principalmente a costa de antiguos votantes de la confluencia. Su incremento más importante se produjo en Arganzuela, al ganar 2.255 nuevo adeptos, y en Centro, donde recibió 1.731 apoyos más. En estos seis distritos, la abstención registrada fue inferior a la media de la ciudad.

NORTE El PP confirmó su tradicional supremacía seguido por Ciudadanos en cuatro de los cinco distritos, menos Tetuán. Además, el PSOE sufrió ligeros avances a costa fundamentalmente de la pérdida de apoyos Unidos Podemos. Todo en un contexto de abstención inferior al de la media de la capital, con un 23,06%. Los datos fueron elocuentes en Chamartín. Los populares consiguieron de largo la mayoría absoluta, aumentaron en 6.000 votos su diferencia con su inmediato perseguidor y lograron más de 15.000 sufragios que el resto de formaciones juntas. Sólo el 19,68% de sus vecinos no acudieron a los colegios electorales. Fuencarral-El Pardo fue el segundo distrito con mejores resultados para los de la calle Génova. Cerca de la mayoría absoluta, lograron 5.233 nuevos votantes con respecto al 20-D con una diferencia a su favor de más de 36.660 sufragios con respecto a la formación de Albert Rivera. El equilibrio de fuerzas resultó diferente en Tetuán, aunque con un PP en lo más alto en el orden de preferencia de sus vecinos y un saldo a su favor de 2.568 papeletas con su candidatura. Unidos Podemos fue segundo y el PSOE ascendió a la tercera posición al obtener más votos que Ciudadanos en esta oportunidad. El PP también venció con solvencia en Hortaleza y Barajas. En ambos dobló las cifras conseguidas por Ciudadanos, el segundo partido con más electores. En esta parte de la ciudad, Unidos Podemos y Ciudadanos se dejaron una parte importante de sus anteriores votantes. La primera fuerza perdió 22.545 sufragios, mientras que la segunda registró una caída de 9.948 electores.

ESTE Lo más relevante fue la supremacía del PP en Vicálvaro, tradicional bastión de la izquierda y que el 20-D tuvo el color morado de Podemos. En esta ocasión, los populares fueron la formación más votada con el 28,21%, relegando a la coalición de izquierdas a la segunda plaza con el 26,4% (6 puntos porcentuales menos). Los socialistas ganaron apoyos y C’s prácticamente repitió los resultados del 20-D. Los dos distritos vallecanos fueron, junto a Centro, los únicos de la capital que escaparon a la supremacía popular, a pesar del importante descenso porcentual de Unidos Podemos, el partido más votado, similar al del Vicálvaro. En Puente, la segunda formación más votada fue el PSOE, la tercera el PP, y la cuarta, Ciudadanos; mientras que en Villa, populares y socialistas intercambiaron sus posiciones al quedar segundos y terceros, respectivamente. En este último distrito, la confluencia de izquierdas perdió también el 6,02% de sus votantes. Por último, en los distritos de Ciudad Lineal, Moratalaz y San BlasCanillejas se mantuvo el equilibrio de fuerzas con respecto a la anterior convocatoria. El PP ocupó el primer lugar en el orden de preferencias de los votantes, Unidos Podemos siguió en la segunda seguido muy de cerca por el PSOE, y Ciudadanos ocupó la cuarta posición. A destacar la diferencia mínima entre la formación morada y los socialistas en Ciudad Lineal de apenas 49 votos en una zona donde el PP dobló en sufragios a sus más inmediatos perseguidores.

SUR El PP conquistó feudos tradicionales de la izquierda madrileña como Usera y Villaverde. Los populares revirtieron el equilibrio de fuerzas para situarse en cabeza en los cuatros distritos más meridionales, que registraron una abstención por encima de la media de la ciudad, con cifras superiores al 30% en tres de los cuatro distritos. Especialmente relevante fue el caso de Villaverde. El PP pasó de la tercera a la primera posición, mientras que el PSOE bajó a la segunda plaza y Unidos Podemos se vio relegada a la tercera. Los populares consiguieron 1.191 votos más que en la anterior cita con las urnas y sacaron 500 sufragios a su inmediato perseguidor. Por su parte, los socialistas recabaron 352 nuevos apoyos, la coalición de izquierdas se dejó en el camino a casi 5.000 de sus votantes y Ciudadanos perdió 564 papeletas con su nombre. Mientras tanto, en Usera el PP superó a Unidos Podemos por un margen de 1.694 votos, que mantuvo la segunda posición frente al empuje del PSOE por un escaso margen de 203 sufragios. En esta demarcación territorial, las formaciones morada y naranja perdieron 4.457 y 530 votantes, respectivamente. En Latina y Carabanchel el PP aumentó su distancia. En el primero pasó de 16.369 votos con respecto a Podemos el 20-D a 19.327 el pasado domingo. En esta zona la coalición de izquierdas recibió el rechazo de 8.047 de sus antiguos votantes. Por último, en Carabanchel los populares ganaron 2.522 adeptos y sacaron una diferencia mayor al segundo, Unidos Podemos, al pasar de 10.149 a 13.419 sufragios (más 3.270). En los barrios carabancheleros, la confluencia registró un retroceso importante, al perder 7.963 votos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *