Socavones y hundimientos preocupan a los vecinos del Ensanche de Vallecas

IMG_4408

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE

El hundimiento del terreno que provocó un enorme socavón en la intersección de las avenida de la Gavia y de Cerro Milano a comienzos de noviembre del año pasado dio la voz de alarma. Siete meses después, dos carriles de una de las arterias principales del barrio del Ensanche de Vallecas continúan cortados en este punto sin que haya sido reparado el desperfecto.

La realización de catas en diferentes lugares y la aparición de diferentes ‘escalones’ en calzadas y aceras motivados por diferentes rasantes, con la consiguiente peligrosidad para vehículos y peatones, han provocado la preocupación de los residentes de este nuevo desarrollo urbanístico. Al margen del mencionado socavón los residentes mencionan otros ejemplos, como la calzada situada frente al número 42 de la avenida del Ensanche de Vallecas. “Todo esto nos preocupa porque sabemos que el suelo en el PAU es muy malo. Ya cuando se construyeron las viviendas quedó patente. En el edificio cercano al socavón de la Gavia tuvieron que meter pilotes de 70 metros sobre losa de hormigón precisamente porque es una zona con muchas cuevas. Lo peor de todo es no tener información de lo que se está haciendo. Y, poco a poco van apareciendo pequeños hundimientos allá y acá”, asegura Rosa Pérez, presidenta de la Asociación Vecinos PAU Ensanche de Vallecas. “No creemos que sea peligroso para la estabilidad de los edificios del barrio, porque se modificaron proyectos de construcción, pero sí la movilidad. No sabemos si los viales están bien construidos o no, sobre todo los que no discurren por encima de colectores y se podrían provocar accidentes”, agrega Enrique Villalobos, presidente de la Fravm y vecino de la zona.

SIN PLAZO DE SOLUCIÓN Fuentes de la Junta de Villa de Vallecas aseguran a GENTE que pese a no haber aún plazos, se está actuando al respecto “a pesar de que no se vea, ya que lo hacen técnicos con equipos poco llamativos”. Al respecto, añaden que se han hecho estudios microgravimétricos geotécnicos y con georadar. “Para solventar el socavón se han descartado actuaciones de relleno a pesar de su sencillez al ser una solución a corto plazo poco efectiva a causa de la degradación del suelo”. Por este motivo, se ha considerado necesaria la realización de un estudio detallado de una zona más extensa para buscar la solución idónea, analizar la totalidad del ámbito afectado y definir un programa de seguimiento de la evolución del subsuelo. El subsuelo donde está asentado el barrio está formado fundamentalmente de capas de yesos, sílex y arena, al margen de los escombros vertidos a lo largo del tiempo. El primero de los materiales tiende a disolverse tras un contacto prolongado con el agua provocando una especie de cuevas bajo el suelo. La fractura de estas cuevas es la que podría provocar que ceda el terreno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *