Vecinos de Villaverde Bajo denuncian el abandono de una zona de su barrio

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE

Suciedad, acumulación de basuras y excrementos de animales, falta de mobiliario urbano, ausencia de mantenimiento de espacios interbloques y conflictos de convivencia por la okupación de viviendas públicas. Una larga nómina de problemas que los vecinos de Villaverde Bajo han querido denunciar ante la falta de actuaciones por parte de las administraciones madrileñas. Silvia Rodríguez, portavoz de la Asociación de Vecinos La Unidad de Villaverde Bajo, habla de la degradación progresiva de tres espacios situados en el borde Sur de su barrio, en la zona más cercana a las vías del ferrocarril.

La primera parada en su recorrido reivindicativo es en el solar de la calle de Eduardo Minguito contiguo al Centro de Servicios Sociales, que, según explica, “se ha convertido en un estercolero, lleno de excrementos de animales y basura”. El segundo alto lo hace en la colonia Quinta del Pilar y en la calle del Estroncio. “Toda la vía pública está abandonada, sucia y degradada, y encima los residentes, muchos de ellos gente mayor, sufren problemas de convivencia por las okupaciones”, afirma esta vecina. Finaliza su exposición denunciando la situación del descampado de 37.000 metros cuadrados donde durante muchos años estuvo situada la antigua factoría industrial de Transportes Ferroviarios Españoles (Tafesa). “Tememos que se haga un nuevo centro comercial, o lo que sería peor aún, que ante la falta de uso, se convierta en un asentamiento ilegal o se haga un uso ilícito”, agrega Rodríguez.

El colectivo ciudadano asegura que la solución pasa por la limpieza de las calles y la reutilización de los espacios por unos vecinos que cada día ”ven como se muere su barrio”, añade la portavoz. Entre las medidas, piden el asfaltado de la calle del Estroncio, la limpieza integral de la zona y la reposición del mobiliario urbano.

UNA RESIDENCIA, PENDIENTE DE EJECUCIÓN

Los residentes reclaman, por otro lado, la construcción del Centro de Día y Residencia, dotado de 7,29 millones de euros, incluido en el plan regional de inversiones 18.000 (1998-2003) en la calle de Eduardo Minguito. “No se ha vuelto a saber nada del proyecto y queremos generar algún tipo de debate para saber su situación”, dice Rodríguez. Presentarán en el próximo Pleno de Villaverde una propuesta para instar a la Comunidad a reabrir el proceso de creación de este equipamiento.

Ensanche o La Gavia, dos opciones para denominar un mismo barrio

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE

El Ensanche de Vallecas adquirió el pasado noviembre el rango de barrio administrativo casi diez años después de su creación. Apenas dos meses más tardes, la Junta de distrito ha dado validez a alrededor de 1.400 firmas de vecinos de este desarrollo urbanístico, presentadas por registro, que solicitan que esta zona del distrito de Villa de Vallecas se denomine La Gavia. El concejal vallecano, Francisco Pérez, confirma a GENTE que habrá una consulta a través de la cual los propios residentes decidirán el nombre definitivo de su barrio, si Ensanche de Vallecas, como popularmente es conocido, o La Gavia. El 4 de febrero tendrá lugar una reunión en la sede municipal del Paseo de Federico García Lorca para decidir el formato de la votación. Sin plazo determinado para su realización, el edil adelanta que los participantes deberán atestiguar su residencia en el barrio antes de ser tenida en cuenta sus preferencias.

La apertura de este proceso ha generado dos corrientes de opinión bien diferenciadas. Desde la Asociación Vecinal PAU Ensanche de Vallecas consideran que la consulta no es necesaria y que el debate lo ha generado el propio concejal del distrito. “El nombre de Ensanche de Vallecas engloba a todo el barrio y define lo que somos y no ha sucedido nada objetivo que cuestione su cambio”, afirma la presidenta de este colectivo, Rosa Pérez. “Su creación administrativa no implica borrar de un plumazo su historia de 10 años y pensamos que el cambio es olvidar toda esa historia. El nombre de La Gavia no es representativo. Por ahí se habla del arroyo de la Gavia, pero éste pasaba por un trozo pequeño del PAU. También de un poblado carpetano que resulta estar a más de cinco kilómetros del Ensanche”, argumenta la portavoz.

ZONA SINGULAR E INTEGRADA

“Pensamos que el nombre de Ensanche de Vallecas es fruto de un urbanismo que ahora no tiene ningún sentido. Además ya no somos ensanche de, ni prolongación de, sino un barrio singular integrado”, argumentan los defensores de la otra denominación. “Tenemos unas características históricas, geográficas, lúdicas y socio económicas como son los restos arqueológicos del poblado carpetano de La Gavia y el arroyo que lo atraviesa llamado la Gavia. Y más recientes, el parque de la Gavia diseñado por el arquitecto japonés Toyo Ito y el centro comercial”, apostillan.

La biblioteca de Valdebernardo reabrirá a finales de febrero

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE

“La biblioteca cierra sus puertas por obras de acondicionamiento hasta nuevo aviso. Devolución de materiales en la Biblioteca Pública Vicálvaro (Centro Cultural El Madroño) y lectura de prensa en el Centro Cultural Valdebernardo. Disculpen las molestias”. Un escueto mensaje en la web municipal unido a los carteles situados en las puertas de acceso de la Biblioteca Pública Municipal Francisco Ayala (calle de Indalecio Prieto, 21), situada en el barrio de Valdebernardo, anuncian el segundo cierre de este equipamiento por obras en un edificio que fue inaugurado hace apenas 11 años. Desde hace más de cuatro meses, los vecinos de esta zona del distrito de Vicálvaro no puede acceder a los servicios de préstamos de libros y acceso a Internet, ni tampoco a la sala de lectura. Una clausura que coincide, además, con la época de preparación de exámenes de los estudiantes.

Fuentes de la Junta de distrito han asegurado a GENTE que la previsión es que los trabajos estén terminados a finales de febrero. Al parecer, la actuación supondrá el cambio de los techos de las dos plantas de las que consta el edificio con un presupuesto estimado de 200.000 euros. “No son unas obras complicadas, pero llevan su tiempo”, explican. “La biblioteca es un recurso muy importante para nuestro barrio. La alcaldesa nos dijo en la visita que hizo a Vicálvaro que la reforma duraría lo menos posible”, comenta el presidente de la Asociación de Vecinos Afuveva de Valdebernardo, Alfredo Melero. Mientras se desarrollan los trabajos y como medida de protesta, la Asamblea Juvenil Valdebernardo Joven ha colocado una pancarta en el acceso principal del equipamiento bajo el lema ‘Biblioteca cerrada, cultura denegada, ¡movilización, ya!’.

La historia del Centro Cultural Valdebernardo y de la Biblioteca Francisco Ayala, que comparten edificio, está jalonada de contratiempos desde la puesta en marcha de este recurso demandado por el movimiento vecinal. Con las obras terminadas, los residentes tuvieron que esperar a que se le dotara de enseres y mobiliario. Además, el edificio tuvo que cerrar con posterioridad cerca de un año debido a la aparición de grietas en el salón de actos.

La finalización de la Cuña Verde de O´Donnell, en manos vecinales

Miguel Hernández (@miguelher73). Fuente: Semanario GENTE

La Junta Municipal de Moratalaz y la Asociación de Vecinos Avance pusieron en marcha el 23 de enero un proceso participativo para definir los fines y usos futuros de un espacio público, la parte inacabada del Parque de la Cuña Verde de O’Donnell. La idea es que los morataleños hagan llegar sus iniciativas hasta el próximo 1 de marzo de cara a elaborar un proyecto que más tarde será estudiado por las autoridades municipales. Lo podrán hacer vía telemática a través del correo electró- nico info@avancemoratalaz.es Los residentes llevan años reclamando la finalización del parque en dos zonas concretas. La primera se encuentra en su extremo oeste, entre las avenidas del Doctor García Tapia y la calle de Arroyo de la Media Legua. Y la segunda, en lado opuesto, entre las calles de Fuente Carrantona y José Bergamín. En la actualidad, son dos descampados en los que crece la maleza sin control. La presidenta de la Asociación Avance, Mercedes San Ildefonso, asegura que parte de los terrenos albergan desde hace tiempo un vertedero ilegal y que, en sus aledaños hay dos chabolas, que a su juicio, tienen los días contados. “La Administración está en conversaciones con las personas con objeto de realojarlos cuánto antes”, afirma. La portavoz vecinal advierte del peligro por la acumulación de desperdicios. “Tememos que se generen situaciones peligrosas por la emisión de gases de esos escombros”, denuncia.

En el primer encuentro se presentó una batería de propuestas. Entre ellas, destacaron la creación de una aula de la naturaleza, de una senda ecológica, de un huerto de plantas aromáticas, y de un mirador de aves. Mientras se decide qué hacer, los vecinos pidieron medidas para impedir el paso de camiones como la colocación de jardineras de gran porte, así como una limpieza para evitar incendios con la llegada del calor. Además, quieren que el anfiteatro tenga luz.